Extranjera en todas partes

Cuando desperté ya había alcanzado la velocidad de crucero. Y justo en ese plano, que ya no es Tierra mas aún no deja de serlo (tierra de nadie), pude discernir:

Soy extranjera en todas partes, sobre todo en ese territorio políticamente inestable del istmo que une los continentes de la mente y del espíritu. Soy huérfana de lengua materna, por soñar en idioma ajeno metáforas que terminan corrompidas por sus traducciones.

Enajenada, miré por la ventanilla y me divisé por entre las nubes vagando sobre los escombros de una civilización moribunda.

 – Imposible! Impensable! Soy una profesional, emprendedora, auto-gestionada! Es mi responsabilidad sacarle brillo a los destellos de coherencia que aún flotan en el lodo de la apatía social.

Di por mi levantada de mi asiento y con el dedo índice de la mano izquierda todavía en el aire. Todes me miraban, varies se reían y otres se volvían a poner las mascarillas. Deslicé hacia bajo sin sorpresa ni arrepentimiento. Comenzar de nuevo, recomenzar, destruir, construir, deconstruir. El ser humano que se sentaba a mi lado simuló ignorarme y yo le seguí la corriente, perdiéndome de mi. Niña perdida en el laberinto de la globalización, sin un agasajo patrio para protegerme (del calentamiento global).

Ya nadie sabe de dónde vengo porque mi identidad es borrosa. Me interrogaron en el control de seguridad del aeropuerto de llegada. «Soy mestiza 100% pura y he soltado mis genes (y valores) como aguas de lastre de un galeón centenario que navega digitalmente en el océano plástico, eternamente tecnológico, de la desinformación! Soy autóctona del sistema solar y con eso basta!» – les grité. Me detuvieron por 29 horas en el calabozo internacional (24 horas del día feriado y 5 horas de conversaciones con la psicóloga del aeropuerto y con el abogado de apátridas). Salí en libertad bajo fianza, la misma que siempre he tenido desde que nací, en este sistema donde la patria potestad de los ciudadanos de cualquier país se encuentra en manos del gobernante de turno.

Deja un comentario

Colabora

¿te gustaría participar en la bulla?

Escríbenos para divulgar tus publicaciones, imágenes o cualquier otra idea que te gustaría construir juntos