Bailar hasta la muerte

Todos hemos sentido alguna vez la necesidad de movernos al ver a alguien bailar. Sin embargo, este deseo de mover las caderas nunca fue tan peligroso como lo sucedido siglos atrás en Estrasburgo. Un extraño acontecimiento aún sin resolver que llevó a los habitantes de este tranquilo lugar a bailar durante días hasta caer muertos de agotamiento.